Informaciones Mayo 2007

17/05/2007 en 01:43 | Publicado en 06) Informaciones para lectores | Deja un comentario


APARICIÓN CON VIDA YA DE JORGE JULIO LÓPEZ

A OCHO MESES DE SU DESAPARICIÓN FORZADA
Viernes 18/5 – 17 hs.
MARCHA DE PLAZA MORENO A CASA DE GOBIERNO
No al pacto de impunidad
HIJOS LA PLATA

HGO
Salió el número 38 de la publicación barrial de la biblioteca, que puede retirarse gratuitamente en el Galpón. Aquí difundimos algunos de sus textos.

Sembrando preguntas
¿Querés hacer justicia? ¿Querés vivir mejor? ¿Lo querés por vos pero también por los demás? ¿Lo pensaste con otros, te organizaste y empezaron a actuar? Bueno, entonces la respuesta va a ser ejemplificadora. Julio está desaparecido. Carlos, asesinado en la ruta. Con estos mensajes, los que tienen poder nos apuntan a todos.
Venimos tomando estas lecciones desde hace décadas, de ahí surge eso de hacernos los distraídos, porque siempre parece que las cosas le pasan a otro o porque está todo tan lejos. Esa fragmentación que nos hace ver cada conflicto como algo perdido en el territorio, y que nos hace difícil reconocerlos también como problemas nuestros.
En los últimos tiempos han crecido los reclamos por mejores salarios, al tiempo que empezó a hacerse común la represión a las protestas. ¿Volvemos a acostumbrarnos a la muerte, también?
Un docente en una ruta, con su cabeza destrozada, es un símbolo muy fuerte. No sólo de cómo son tratados los maestros, sino también de cuál es el estado de la educación y de cómo se la entiende. ¿Los maestros son los peligrosos? ¿Lo son, además, nuestros pibes? ¿Cómo podemos aceptar que la gendarmería y la policía empiecen a militarizar las escuelas? ¿De nuevo el discurso del “orden” como solución?
Hay otros aprendizajes, que son los que nos ha dejado Carlos Fuentealba, y que podemos retomar de la práctica de cada día. Lo hemos conocido luchando para vivir con dignidad, ejerciendo sus derechos, compartiendo la lucha con el pueblo, caminando juntos. Interrogando-nos, para ver si es posible que la educación deje de ser instrumento de dominación y, en cambio, abra puertas a la rebeldía y la esperanza. Sembrando preguntas, que es la mejor manera de enseñar.
¿Cómo seguimos?

Yo, maestra
Yo, maestra, pienso en los gestos de la gente que despre­ciaba nuestro reclamo en el colectivo, en el supermer­cado, en la verdulería y tantos otros lugares donde se cruzan las vidas cotidianas, pienso en los 200 vidrios rotos de mi escuela del oeste que recién colocarían un mes después de la fecha de ini­cio de clases, pienso en el habitual silencio del gobierno con cuatro semanas de huelga, pienso en los empresarios exi­giendo las rutas libres, pienso en la palabra “vagos” que vi­tuperaban los que pasaban a pie por el corte del puente, pienso en el camionero que la única razón por la que no arreme­tió contra el piquete fue porque todavía es delito atro­pellar a una persona en una protesta, pienso en un obispo que firma declaraciones contra el aborto y que, bajo el fan­tasma de Don Jaime, tiene una escuálida participación en los conflictos sociales, pienso en esa mañana en Arroyito con la tensión en la sangre, en la granada de gas que rebotó en el auto en el que íbamos, pienso en las maes­tras corriendo a campo tra­viesa, cuerpos vulnerables frente a la paraferna­lia mili­tar de los uniformados, pienso en mi casa, cuando me saco la ropa con los rastros del gas que me cerraba la garganta, en la desesperación y las lágrimas de ese día, pienso en mi llanto cuando la foto del asesi­nato hizo estallar mi cabeza, pienso en la madre de mi escuela que en la huelga del año pasado dijo que los conflictos se resolvían con un muerto, pienso como un ejercicio de memoria en las do­centes apaleadas en Plaza Huincul el año anterior, pienso en la cadena de nombres que se apiñan como saldo de políticas genoci­das como Teresa Rodríguez, Víctor Cho­que, Kosteki y Santillán, Silvia Roggetti, y ahora, Carlos Fuen­tealba, pienso en la pulsión de derecha que ya se ins­taló en el cos­tado izquierdo de la población, pienso en las felicitaciones a la policía de varios turistas en la ruta que alababan su ac­cionar por des­pejar los “obstá­culos”, que sólo eran cuerpos de mujeres y va­rones ya que ni las gomas llegamos a colo­car, pienso en las pa­labras del gobernador como “enfrenta­miento” y “exce­sos” que dan continuidad a la historia de la dictadura, pienso en la burocracia gremial del país que tam­bién esperó un “muerto” y suerte para ellos que fue en Neu­quén y no en Santa Kruz, pienso en lo que pueden es­tar pensando mis alumnas y alumnos, pienso en el di­bujo acerca de la democracia del hijo de un “puntero” donde un hombre le de­cía a otro a metros de una mesa de escrutinio: “yo te voto si me das algo”, pienso en cómo ser policía se convirtió en tra­bajo seguro para los pobres y también para las po­bres, porque la igualdad de género siempre llega antes a los lugares donde al poder le conviene, pienso en lo que en­señaremos y en lo que dejaremos de enseñar a partir de ahora, pienso que tengo que volver a tomar la tiza que pesa como el cuerpo de un compa­ñero tirado en la ruta y desearía escribir otros nombres en el espacio de las au­toridades políti­cas, pienso en que seguramente serán parecidos o serán de la misma ma­nufactura corrupta y negligente, pero que Jorge “Rafael” Sobisch y sus cómplices paguen por sus acciones, pienso en el policía que disparó y en los eslabones de impunidad que hicie­ron posible su pre­sencia en la ruta, pienso que en el re­clamo de justicia por Carlos están muchos nombres, muchos cuerpos, desnutri­dos, encarcelados, enterra­dos, mutilados, desaparecidos, pienso en la miseria de esta provincia que contrasta con los millones de dólares de la renta petrolera, pienso en el slogan “Sen­tite Neuquén” de una solapada xenofobia siempre im­pulsada por los sectores gobernantes, pienso en nuestro tra­bajo docente precarizado sometido siempre a la je­rarquía de la burocracia estatal, pienso en el papel de guardianas del orden social, moral y sexual que toda­vía depositan en noso­tras para for­mar al “ciudadano de bien”, pienso en que no comparto la idea de que las y los docentes somos sagra­dos como se dijo en algún escrito de ocasión, pienso que la educación tiene que desarmar jerarquías de cualquier índole, promover itine­rarios de comprensión de la desigualdad de clase, género, raza, sexo, orientación sexual, nacionalidad, edad, que no son ni para siempre ni desde siem­pre, que hay intereses para que sean así, pienso que la obediencia no puede ser nuestro mandato pedagógico, yo, maestra, pienso que las cosas pue­den ser de otra manera.
Valeria Flores
Maestra, Escuela Nro. 348, Neuquén (8-04-2007)

Viajero eterno que sigue entre nosotros
Héctor Germán Oesterheld nació en 1919. Es­tudió Geología pero prefirió dedicarse a la escritura de cuentos infan­tiles y guiones de historietas. Entre sus obras se destacan Bull Rocket, El sar­gento Kirk, El Indio Suárez, Ernie Pike, Sherlock Time, Mort Cinder y El Eternauta. También publicó Che, La Guerra de los Antartes y Camote. Trabajó con dibujantes como Hugo Pratt, Alberto Breccia, Campani y Solano López.
La saga de El Eternauta cambió de forma radical a la historieta argentina. Con un alto contenido humano e ideológico, el “grupo” de protagonistas reemplazan al típico héroe solitario y todopoderoso. En palabras de Oesterheld “El héroe del eternauta es un héroe colectivo, un grupo humano. Refleja así, aunque sin intención previa, mi sentir intimo: el único héroe valido es el héroe “en grupo”, nunca el héroe individual, el héroe solo”.
De esta forma en las aventuras de El Eternauta se resignifican las relaciones horizontales, las amistades, y plantea que el cambio social se debe dar desde las raíces, en lo cotidiano. En los enfrentamientos con los Manos, cascarudos y gurbos, a la historia la construye este grupo humano sin superpoderes con la convicción de que la única lucha que se pierde es la que se abandona. Frente a Ellos los personajes de El Eternauta se arriesgan a salir de sí mismos y encontrarse con el otro, en el otro. Todo se define en la acción, en la acción con los demás.
Oesterheld era un hombre que se comprometía día a día con los sucesos de su país y esto se cristaliza en sus obras, las cuales se cruzan con la historia argentina y viceversa. Este compromiso lo llevo a militar en la izquierda peronista.
En 1977 un Grupo de Tareas del Ejército lo secuestró en La Plata. Aún hoy el maestro de la historieta nacional permanece en condición de detenido desaparecido.
Nuestra biblioteca lleva su nombre porque consideramos que pocas personas han logrado mantener una coherencia tal con sus ideas. Fue poseedor de una integridad tan grande que decidió renun­ciar a las posibilidades de cre­cimiento personal (que legíti­mamente había adquirido, por talento y trabajo), y se embarcó en un proyecto colectivo de país, en el cual todos fuesen un poco mejores.
El 27 de abril pasado se cumplieron 30 años de su desaparición. Desde Galpón Sur seguiremos reivindicando a este hombre que fue capaz de poner la convicción y el cuerpo detrás de la imaginación, haciéndose cargo de lo que se crea y se cree.

Espacios abiertos
Además de la biblioteca, en los últimos tiempos estamos ordenando la hemeroteca, que contiene una gran cantidad y variedad de revistas y publicaciones alternativas de interés. Otro de los espacios que estamos construyendo es la videoteca, que actualmente tiene más de 250 películas y documentales en formato VHS y DVD. Y también estamos ordenando un rincón para los más chicos, la juegoteca, que pronto inauguraremos.
En todos los casos, la idea es compartir estos materiales entre todos, son espacios abiertos al barrio. Por eso, aquellos que quieran aportar ideas, o tengan libros y/o videos para donar, pueden acercarse en los horarios de la biblioteca. ¡Gracias!

LIBROS
 Rubén Darío. Poesías completas. 1945.
 Luigi Pirandello. Enrique IV. Compañía General Fabril Editora, 1961.
 Florencio Sánchez. Moneda falsa y un estudio sobre el teatro de Sánchez por Ricardo Rojas. Quetzal, 1953.
 José Ingenieros. Los tiempos nuevos. Hemisferio, 1953.
 Carmen Guarini – Marcelo Céspedes. Jaime De Nevares. Último viaje. La Página.
 Julio César Neffa – Pablo Chena – Mariano Féliz – Emiliano López – Alejandro Nacleiro – Pablo Pérez –  Julieta Salas – Fernando Toledo. Desequilibrios en el mercado de trabajo argentino. Los desafíos en la posconvertibilidad. CEIL – PIETTE, 2005.
 Hernán López Echagüe. Tierramemoria. Semblanzas, apuntes, fragmentos. Norma, 2004.
 Pedro Jorge Solans. Agua, tierra y aire. Quo Vadis, 2003.
 Laura Méndez – Víctor Díaz. Clarita del sur. Historias increíbles pero ciertas de la Patagonia. Pido la palabra, 2007.
 Varios autores. Un gallo parlanchín. La Grieta, 2006.

HORARIOS DE MAYO
Lunes desde las 16 hs.
Jueves, viernes y domingos desde las 19 hs.

BIBLIOTECA POPULAR HÉCTOR GERMÁN OESTERHELD
http://bibliotecaoesterheld.blogspot.com
Galpón Sur
Frente Popular Darío Santillán

Anuncios

TrackBack URI

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: