Biblioteca Oesterheld / Nro. 11

05/07/2002 a las 13:09 | Publicado en 07) Boletín barrial | Deja un comentario


BIBLIOTECA OESTERHELD
Boletín informativo Nro. 11 – Julio del 2002

palabras
COMPAÑEROS

Una humilde biblioteca perdida por ahí, construida desde la nada. Pibes a los que esta sociedad no les ofrece un lugar y que, a pesar de todo, quieren leer, formarse, decirles a todos que existen. Entender por qué hay hambre. Pensar que se puede vivir de otra manera, compartiendo el trabajo, sin que nadie sea más que nadie. Parece tan sencillo, y sin embargo molesta tanto…
Quienes pretenden administrar la vida y la muerte, no toleran que surjan espacios en donde las personas decidan por sí mismas, se organicen y lleven adelante sus propios proyectos. Eso es tener poder. Como el que Maxi y Darío ayudaban a construir en su barrio.

Tenemos bronca. También sentimos dolor, pero es más la bronca. Por eso nos movilizamos, para expresarla. Si tratan de mantenernos ocultos, hay que subir el tono y decir bien claro lo que pensamos. No son tiempos para hacerse los distraídos. Tenemos que leer lo que nos pasa con mucha atención.

Como en cualquier rincón, los espacios de encuentro permiten abrirse y empezar a pensar el mundo con otra cabeza. Sentirnos acompañados. Las voces encuentran la palabra común: ahí el corazón nos hace cosquillas y las pasiones refuerzan la marcha.

aprendizajes

QUÉ SON ESAS PALABRAS
Ayudame a mirar

Dignidad, solidaridad, proyectos colectivos. No resignarse, salir a reclamar por lo que es justo, no ser indiferentes. ¿Algún “manual” puede enseñar a los chicos a leer la realidad de esta manera?
Los docentes han demostrado que lo que se dice se aprende si se lleva a prácticas concretas. Y que más allá de leer, escribir y hacer cuentas, hay muchos valores que la escuela puede generar en su accionar cotidiano, que son la base de la sociedad que queremos construir.

Pero nadie hace nada si está solo.

Desde hace más de un mes, los maestros, sobre todo los que trabajan en escuelas lejanas al centro de la ciudad, vienen llevando adelante una lucha contra el ajuste educativo que impuso el gobierno bonaerense.

Ya lo hemos dicho en boletines anteriores: los gobernantes pretenden hacer creer que el dictado de clases es “normal”. Pero sin embargo, son las consecuencias de sus políticas las que desmienten esa situación: edificios escolares en ruinas, pibes que no van a la escuela porque no tienen zapatillas o lápices, o que salen a trabajar, o que no tienen fuerzas porque no comen, que se enferman y no tienen atención sanitaria, entre otras injusticias que son parte de la vida cotidiana de los barrios. Quizás sea necesario resaltar que para muchos chicos y sus padres ya es “normal” no ir a la escuela, por estas causas que mencionamos.

Este ajuste salarial apunta a los docentes que trabajan con los chicos que más necesitan. Algunos de ellos se acercan a esta biblioteca, en Romero. No queremos que los pibes sean condenados a la miseria, y la escuela es un ámbito central en el que pueden crearse espacios de libertad para generar ideas transformadoras. Precisamente por eso este ataque del gobierno es brutal.

Creemos que hay que rodear de solidaridad a los docentes que no se resignan, acercarse y mirar por ese camino que se está abriendo, lleno de nuevas palabras. Y acompañar el paso.

recienvenido
Qué son los MTD

Trabajo, dignidad y cambio social. Una experiencia de los Movimientos de Trabajadores Desocupados en la Argentina.
Este trabajo presenta apenas el proceso de construcción que desde 1997 vienen desarrollando los desocupados en el sur del Gran Buenos Aires, específicamente en San Francisco Solano (Quilmes), Lanús y Almirante Brown. Luego de una breve contextualización de la “Argentina arrasada”, se describen algunos aspectos claves que han permitido el crecimiento de estas organizaciones: el corte de ruta como herramienta de lucha, los principios de construcción de la organización política y las formas de organizar la producción y el consumo. Se editan documentos sobre los orígenes del movimiento, el sentido de los piquetes y la utilización de “planes trabajar”. La publicación es un anticipo de una investigación conjunta entre los MTD e integrantes de La Grieta, AULE y Galpón Sur.

lecturas
El rostro y la palabra de los que no existen

Si resulta peligroso que los cuerpos se encuentren, más aún será que estos lo hagan ocultando su rostro. “Dar la cara”, repetirán los gobiernos. El Estado sabe que detrás de un pasamontañas no encontrará a un ciudadano, a una persona, sino a una comunidad. Como en el Eternauta de Oesterheld tampoco se trata de un enmascaramiento individual, nunca el héroe solo, sino el héroe colectivo. Hombres sin rostro que tuvieron que ocultarse para adquirir un rostro. Hombres-nadie que no existían antes. Es la forma que se valieron para inventarse el rostro y con ello su voz. Se enmascararon para que todos escuchen, para que ya no haya oídos sordos, para que nadie pueda pensarse distraído.
Esteban Rodríguez. En: “Pasamontañas. Ensayo sobre el mito”. La Grieta Nro. 3 (1996).

Este día al mediodía fue una corredera de gente. No sé si porque empezó la represión o porque vieron tantos muertos, avanzando, caminando, peleando. Como siempre, sin rostros, sin nombres.
Y entonces me acordé de los días cuando los muertos que somos empezamos esta lucha para hablar. ¡Sí, para hablar!

Miren ustedes, yo digo que el problema de este país es que puras contradicciones tenemos.

El criminal es policía y juez, y las víctimas están en la cárcel. Y el corrupto mentiroso gobierna. Y la lucha social es perseguida como enfermedad. Y los luchadores estamos encerrados y los ladrones corruptos están sueltos. Y el ignorante imparte cátedra, y el sabio es ignorado, y el intolerante represor cobra un sueldo para reprimir, y el ocioso tiene riquezas, y el que trabaja nada tiene, y el menos manda, y los más obedecemos, y el que tiene demasiado tiene más, y el que tiene poco tiene nada, y se premia al malo y se castiga al bueno. Se da homenaje a la policía represora, y se pasa desapercibidos a los muertos sociales.

Y no solo. Además aquí los muertos hablan y caminan, y se dan en sus cosas raras, como tratar de vivir y de andar mejor…

Bueno, Darío y Maxi: reciban un abrazo. Uno especial de la ventana que ustedes abrieron en la lucha argentina, que les vaya bien, y no se olviden de nosotros. Siempre habrá para ustedes una abertura en nuestra memoria.

Carlos Ramírez, MTD Solano. En: Clase pública de la Universidad Madres de Plaza de Mayo (2002).

No entendemos por qué se preocupan tanto de nuestros rostros si antes no existían para ustedes; ni Ramona, ni Felipe, ni David, ni Eduardo, ni Ana ni nadie existía para este país. Pero si quieren saber qué rostro hay detrás del pasamontañas, es muy sencillo: tomen un espejo y véanlo.
¿A qué tanto escándalo por el pasamontañas? Yo estoy dispuesto a quitarme el pasamontañas si la sociedad se quita la máscara que ansias con vocación extranjera le han colocado años ha. ¿Qué pasará? Lo previsible: la sociedad civil se dará cuenta que la imagen que le habían vendido de sí misma es falsa y la realidad es bastante más aterradora de lo que suponía. No se pierda el próximo episodio de esta historia de máscaras y rostros que se afirman y niegan.

“De pasamontañas y otras máscaras” e “Informe de Marcos”. En: Documentos y comunicados (1995).

El sistema capitalista ha creado sus mecanismos de defensa para no sentirse culpable de la violencia que origina y que lo sostiene. Dentro de esa hipocresía, la violencia es algo espectacular, que pasa en la calle y sale en los diarios. El asalto a un banco es violencia, y asusta a la gente. El asalto cotidiano de los bancos extranjeros al pueblo no es violencia, ni siquiera noticia. La muerte de un pistolero o un policía en un tiroteo es violencia, y conmueve por unas horas. La muerte de un niño en Jujuy por falta de médico no es violencia, no conmueve a nadie, y no sale en los diarios. Es que no alcanzarían las páginas de los diarios.
Y sin embargo esa masacre invisible es para nosotros la verdadera violencia. En un año mueren en el país 15 mil chicos menores de un año que no deberían morir. Mueren porque les falta alimentos o atención médica. Les falta atención médica y alimento porque el Estado obedece a los monopolios que usan y no pagan, que chupan y se llevan, que explotan y matan.

En: Periódico CGT de los Argentinos (1968).

contratapa

QUÉ VES CUANDO LEÉS
Violencia es mentir

“Incidentes”, “provocaciones”, “destrozos”, “violencia”, “plan desestabilizador”. Los culpables, condenados de antemano, son pobres, negros, jóvenes y piqueteros.
Hasta que no aparecieron esas terribles imágenes de la policía disparando, muchos creyeron en la justificación que el gobierno y las empresas periodísticas construyeron sobre los asesinatos de Darío Santillán y Maximiliano Kosteki.
La mayoría de los medios de comunicación actuaron como en la última dictadura. Se plegaron a la campaña de amenazas previas que el gobierno armó para justificar la represión, y después de lo sucedido sólo difundieron los “informes oficiales” que contenían un sinnúmero de barbaridades, desmentidas por los hechos con el correr de las horas.
Ocultaron lo que sabían, ya que las fotos y el video del canal oficial aparecieron públicamente dos días después. Mintieron abiertamente. Justificaron el accionar del estado fuera de la ley. Ahora pretenden que todo fue culpa de un comisario, sin señalar las responsabilidades políticas por balear y asesinar a quienes raclaman en la calle y se organizan en los barrios.

“Como contraparte de tanta mentira –dicen los desocupados–, cualquier cronista o ciudadano que se acerque a nuestros barrios se encontrará con una intensa labor comunitaria: guarderías, comedores, centros de panificación, talleres de trabajo y capacitación de oficios… Se toparán con asambleas democráticas, con talleres de formación y de educación popular… En esto estaban Maxi y Darío. Y quien quiera conocer a nuestros “piqueteros”, que con orgullo nos vemos reflejados en la militancia de Darío, no tiene más que conocer su corta pero inmensa vida, parecida a la de tantos otros compañeros que, en medio de la miseria y la opresión sembramos dignidad y rebeldía. En una sociedad alienada e indiferente, Darío se engrandece por su heroísmo, sencillo y extraordinario a la vez: el compromiso con el trabajo y el estudio cotidianos, la capacidad de sentir en lo más hondo cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte, la indignación y la combatividad ante la represión, y la inmensurable solidaridad, la más pura, esa que es entrega hasta de la propia vida por los demás”.

para no perderse

Publicaciones

* La náusea. Un espasmo que sacude los cuerpos. Nro. 15 – Junio 2002
Tema de tapa: La Argentina indolente
Notas: Sobre tus flacas espaldas (Juan González Moras) – La desidia viaja en tren (Matías Manuele) – Quebrantos de la vida cotidiana (Jerónimo Pinedo) – Los elementales (Fernando Alfón Scafati) – Gaya: la emoción del compromiso (Esteban Rodríguez) – En los umbrales de la emancipación. Pasión, entusiasmo, amistad y movilización (Horacio González)

* Cuadernos del Sur. Nro. 33 – Mayo 2002
Temas: Autorganización y diversidad en las luchas populares – Crisis en los comienzos del siglo XXI – Argentinazo: Que se vayan todos ¡Que venga lo que nunca ha sido! – Nuevas controversias sobre Imperio – Foro Social Mundial II – Correo: editores@cuadernosdelsur.org.ar

BIBLIOTECA OESTERHELD
Boletín informativo Nro. 11 – Julio del 2002

Editado por la Biblioteca Popular Héctor Germán Oesterheld

Correo electrónico: bibliotecaoesterheld@hotmail.com

TrackBack URI

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: