Biblioteca Oesterheld / Nro. 1

03/09/2001 en 19:43 | Publicado en 07) Boletín barrial | Deja un comentario


BIBLIOTECA OESTERHELD

Boletín informativo Nro. 1 – Septiembre del 2001

presentación
PRIMERAS PÁGINAS

No es el comienzo sino el paso a una nueva etapa. Porque hace tiempo que desde la comisión de Cultura de Galpón Sur venimos trabajando en el proyecto de la biblioteca. Ahora empieza a hacerse realidad: a partir de septiembre abrimos este nuevo lugar de encuentro.
Y para poder estar comunicados con los lectores necesitamos ordenar la información. Para ello surge este boletín, que trataremos de editar periódicamente.
Estas páginas estarán dedicadas a todo lo relacionado con la apertura de la biblioteca: cuál es el proyecto, cómo hacer para poder utilizarla, cuáles son los horarios, cómo nos organizamos y cómo se puede colaborar.
También aquí explicamos por qué decidimos llamar a este espacio con el nombre de “Héctor Germán Oesterheld”.
Asimismo, siempre tendremos un rincón para compartir algunos de los textos que podemos encontrar en los estantes de la biblioteca.
Habrá, por ejemplo, una sección con sugerencias sobre libros y distintos materiales disponibles, e informaremos sobre las actividades que se encaren desde este ámbito.
Desde ya, las puertas de la casa quedan abiertas a las opiniones y la participación.

proyecto

INAUGURACIÓN DE LA BIBLIOTECA POPULAR HÉCTOR GERMÁN OESTERHELD
Una nueva etapa

Lo primero que pensamos cuando llegamos a la casa de Galpón Sur, en julio del 99, era cuál iba a ser el espacio que íbamos a destinar para la biblioteca. Tenía que ser el mejor lugar, porque a nadie le gusta ponerse a leer y que el piso se empiece a hundir, o tener que correrse porque nos empieza a molestar una gotera. Para eso empezamos a trabajar duro, y todavía hoy no hemos logrado refaccionar totalmente el espacio.
Después de las tareas de albañilería, la pieza sin embargo estaba vacía. Allí empezamos a comprobar que un valor que parece olvidado, que a algunos se les ocurre que es cosa del pasado, se hacía presente: la solidaridad. Aparecieron sillas, mesas y algún escritorio. Y cuando todavía no teníamos estantes, empezaron a llegar los libros. A partir de El Heraldito (la gacetilla del Galpón), muchos vecinos acercaron sus donaciones.
Después, un compañero ofreció una computadora, y comenzó la tarea de inventariar los materiales que seguían llegando. Como a todos nos pasa frecuentemente cuando incursionamos en la informática, un pequeño problema postergó por un tiempo esa actividad. Y más tarde, cuando casi creíamos que terminábamos, cuatro cajas con nuevos libros. En total, ¡más de 1400 ejemplares! Y así podíamos seguir…
Finalmente, decidimos que lo importante era abrir la biblioteca; los lectores comprenderían las dificultades que pudieran presentarse, y seguramente ayudarían a resolverlas.
Y aquí estamos. Hoy la presentamos en sociedad. Se trata de una nueva etapa, porque ahora lo que necesitamos es que entre todos podamos hacer crecer este proyecto, que sólo está comenzando. De a poco. Pero con paso seguro.

EL PUNTO DE PARTIDA
Algunas ideas para hacer realidad

A veces pareciera que la única “razón de vivir” tiene que estar dirigida a lograr el beneficio individual (sobre todo, el económico). Los demás no importan. No hay que pensar demasiado: nos tenemos que quedar con lo que nos dicen. Aceptemos las cosas como son y punto final.
Nosotros pensamos que el encuentro con los otros es lo que nos enriquece. Porque nos saca del egoísmo y el encierro al que nos conduce la sociedad actual. Empezamos a conocer otros puntos de vista, otras versiones sobre lo que pasó y lo que pasa. De esa forma surgen los debates acerca de lo que hacemos.
Y el hacer con los demás implica cambiar las relaciones de la sociedad que cuestionamos. Vivir compartiendo con los otros un proyecto es lo que nos fortalece como personas, y a la vez refuerza los lazos de solidaridad. Empezamos a ver lo que nos pasa, a todos, de otra manera. Y a actuar de otra manera.
Esa fue la idea inicial: generar un lugar de encuentros y de debates.
Y siempre creímos que este ámbito podía comenzar a crecer y a ser tomado como propio por vecinos y otros compañeros, a partir de una actividad centrada en la promoción de la lectura.
Otra de las ideas, entonces: construir un espacio en el que podamos acceder a nuevos conocimientos e informaciones, y favorecer su circulación; así como también disfrutar de la lectura de diversos textos.
La biblioteca nos tiene que permitir socializar lo que tenemos, lo que juntamos entre todos.
Fundamentalmente, la idea es que este espacio nos sirva. A los pibes de las escuelas del barrio, a las personas mayores, a los compañeros de la universidad, a los adultos que concurren a la escuela nocturna…
Y también que surjan desde aquí diversas actividades de extensión, como talleres, ciclos de cine, etc.
Asimismo, nos proponemos ampliar el acceso a los libros a otros sectores alejados de la casa, como por ejemplo a través de un trabajo que se está llevando adelante en Melchor Romero.
Estas son solo algunas ideas iniciales. A partir de ahora, todos los aportes serán bienvenidos.

LA BIBLIOTECA EN ROMERO
Los libros viajeros

Desde el año pasado, Galpón Sur está llevando a cabo un trabajo barrial en Melchor Romero, que intenta generar espacios de participación e impulsar acciones que refuercen la solidaridad y el compromiso con lo colectivo.
Este año se llevó a cabo un taller literario para chicos, con el fin de promover, mediante juegos, dibujos y distintas actividades, la lectura y la expresión. Como actividad final, los participantes elaboraron una revista para su barrio.
A partir de la apertura de la biblioteca, pensamos que es una gran oportunidad para que aquellos que no tienen muchas posibilidades de tener un contacto periódico con distintos textos, puedan contar con un lugar para acceder a materiales bibliográficos variados.
Para salvar el problema de la distancia, los libros que –en principio– los pibes necesiten, “viajarán” semanalmente hasta la Cooperativa El Ñandú (520 y 166), y allí se efectuarán las consultas y los préstamos.

PARA BUSCAR EN LOS ESTANTES
Qué tenemos por aquí

Actualmente contamos con más de 1400 libros inventariados. Hay otros que están en la etapa de fichaje. Y también hay revistas, colecciones de fascículos sobre diversos temas, periódicos, etc.
Los libros están ordenados en secciones, según las diversas temáticas:
* Escolares: Manuales de EGB 1 y 2; libros de lectura; manuales de Geografía, Historia, Lengua y literatura, Artes (ej.: Música); libros de Matemática, Biología, Psicología, Instrucción Cívica, Contabilidad (nivel secundario); diccionarios, etc.
* Educación: Módulos de capacitación docente, textos sobre aprendizaje escolar, evaluación educativa, revista Zona Educativa, etc.
* Literatura: Autores de literatura universal, poesía, cuento y novela; colecciones de textos argentinos y latinoamericanos.
* Infantiles: Novelas para niños y jóvenes, obras de la literatura universal (colección roja de Billiken, Robin Hood, etc.); cuentos para los más chicos y no tan chicos; material de lectura para la escuela; colecciones “Elige tu propia aventura” y “Aventura sin fin”.
* Ciencias Sociales: Problemáticas sociales contemporáneas, estudios e investigaciones; Sociología, Psicología, etc.
* Historia y política: Historia universal, de América latina y Argentina. Textos sobre la historia reciente de nuestro país: los partidos políticos, movimientos sindicales y sociales, la última dictadura militar. Fascículos sobre la Segunda Guerra Mundial, Juan Domingo Perón, módulos de la Cátedra Ernesto Che Guevara. Colecciones “Los hombres de la historia” y “El diario del Juicio”. Revistas Veintitrés, La Señal, etc.
* Economía: Política económica en Argentina, problemas económicos de América latina, desempleo, deuda externa. Contabilidad y política fiscal. Revista Desarrollo Económico.
* Medicina: Terapéutica clínica, neurofisiología, etc.
* Derecho: Revistas de Derecho Procesal, El Derecho, códigos, etc.

organización

PARA SER PARTE
Cómo hacemos para usarla

Nada de trámites complicados. Necesitamos sólo el DNI y completar una ficha indicando domicilio y teléfono. La inscripción es gratuita y a cada socio se le dará un carné con su número de lector.
A partir de allí, se puede recorrer el catálogo a través de la computadora (búsqueda por título de obra y/o autor), o explorar los estantes de las distintas secciones de la biblioteca.
Los materiales pueden consultarse en la sala, o pueden solicitarse préstamos por lapsos de 15 días.
Ah…, de acuerdo a las posibilidades de cada uno, se podrá abonar mensualmente un bono voluntario de $ 1, lo cual servirá para ir incorporando nuevos materiales.

TIEMPO INICIAL
Acordemos día y hora

Por ahora, iniciaremos la atención sólo en algunos horarios matutinos y vespertinos.
Las citas son: lunes de 16 a 19; martes de 10 a 12; miércoles de 11:30 a 13:30 y de 16:45 a 19:45; y jueves de 10 a 12 horas. Con el tiempo, de acuerdo a nuestras posibilidades, esperamos poder ampliar el horario.
También pueden efectuarse consultas los domingos a partir de las 19 horas, cuando se reúne la comisión de Cultura. Preguntar por Natalia, Silvana o Rodolfo.

FORMA DE TRABAJO Y FINANCIAMIENTO
Y cómo lo llevamos adelante

Todo el material que compone la biblioteca es producto de donaciones tanto de vecinos como de otras personas que conocen el Galpón y que confían en este proyecto. Cada uno hizo su aporte, pensando que al otro podía serle útil lo que traía. A todos ellos les tenemos que agradecer muy especialmente.
La Biblioteca Oesterheld no ha recibido subsidios por parte del estado, no ha recibido aportes de empresas ni de ningún otro organismo. La iniciativa se ha venido sosteniendo gracias al esfuerzo y la voluntad de muchas personas.
Pero sabemos que si queremos lograr una continuidad del trabajo y un crecimiento en cuanto al material disponible, necesitamos financiar de alguna manera el proyecto.
Por eso existe un bono voluntario mensual. Colaborar económicamente es una de las formas de sentirse parte y comprometerse en el sostenimiento de las actividades que se lleven adelante.
La Biblioteca Oesterheld está organizada como asociación civil sin fines de lucro, y en breve iniciaremos los trámites para ser reconocidos oficialmente por los organismos provincial y nacional que fomentan el accionar de las bibliotecas populares.
Todos aquellos que quieran aportar sugerencias o acercar materiales, pueden hacerlo contactándose con los integrantes de la comisión de Cultura, los domingos a partir de las 19 hs., en la casa de 16 Nro. 744. Se puede llamar por teléfono, al 489-4274. El correo electrónico es: bibliotecaoesterheld@hotmail.com

memoria

¿POR QUÉ OESTERHELD?
Su nombre como homenaje y como bandera

Cuando se propuso su nombre para la biblioteca, la discusión se cerró de inmediato. Y es que pocas personas han logrado mantener una coherencia tal con sus ideas. Fue poseedor de una integridad tan grande que decidió renunciar a las posibilidades de crecimiento personal (que legítimamente había adquirido, por talento y trabajo), y embarcarse en un proyecto colectivo de país, en el cual todos fuesen un poco mejores. Ese mensaje que transmitió a través de sus personajes lo llevó adelante en persona, mostrando que era capaz de entregar su vida antes que renunciar a los ideales que lo movilizaban.
Tal vez el hecho de ponerle su nombre a una biblioteca popular no represente gran cosa, tal vez sí… Pero para que tenga significado intentaremos explicar quién era, qué hizo y por qué lo elegimos como símbolo de lo que pretendemos expresar desde aquí.
H. G. Oesterheld nació en 1919 y, tal vez influenciado por el volumen de lectura (tan grande como variado) que consumió durante su niñez, repartió su tiempo entre la escritura de obras (aún inéditas), cuentos infantiles y su estudio de Geología en la Universidad, combinándolos con un trabajo de buscador de yacimientos para YPF. Casi coincidentemente con la finalización de la carrera en la Universidad se casa con Elsa Sánchez, con quien, en los años subsiguientes tuvo cuatro hijas.
Cuando terminó la Segunda Guerra Mundial, ya había decidido dejar su profesión como geólogo y dedicarse a la escritura de guiones de historietas, género tan menospreciado como incierto. Desde el vamos Oesterheld introduce una variación fundamental en el desarrollo de las aventuras, dotando a sus historias no sólo de acción, fantasía y verosimilitud documental al hablar de temas históricos (tendencia que llevaría al extremo Hugo Pratt) sino también de un contenido humano e ideológico nunca antes visto. Ya desde su primer éxito reconocido, Bull Rocket (1952) se puede palpar esta variación. En esta historieta (originalmente concebida como las aventuras de un piloto de pruebas) hacen su aparición personajes secundarios que cobran tanta importancia como el principal, al punto de no poder resolver los problemas sin la asistencia de los mismos. De este modo, se introduce la aparición de un “grupo” de protagonistas que reemplazan al héroe solitario y todopoderoso, tema sobre la que el autor hace hincapié en casi todas sus creaciones.
Luego de esta aparición descollante vienen otras joyas de la historieta rioplatense, asociado con dibujantes de la talla de Hugo Pratt, Alberto Breccia, Campani, etc.. Aparece El Sargento Kirk, que también rompe los esquemas de indios contra vaqueros, con un código propio y una mirada distinta sobre la conquista del Oeste; y una historieta poco difundida, El Indio Suárez, sobre la vida de un boxeador.
A mediados de los años ‘50 Oesterheld funda junto a su hermano una editorial, “Frontera”, bajo cuyo sello aparecerían las historietas Hora Cero y Frontera… con las estrellas de la misma… Ernie Pike (corresponsal de guerra) y Sherlock Time… Personajes disímiles (tanto en historia como en estética) pero con un eje común: en ambos los “héroes” eran parte de un entorno y además eran hombres comunes arrastrados a la aventura por los acontecimientos fortuitos y, como en el caso de Pike, detestaban el lugar al que habían sido llevados, tomando la guerra como algo inútil y desgarrador.
Es en esta etapa cuando aparece el eternauta (dibujada por Solano López) que sintetizaría todas las ideas de Oesterheld acerca del grupo de héroes, los valores que transmitía y sus posturas ideológicas.
A pesar del éxito de las sagas mensuales y semanales que publica, la editorial fracasa por impericia comercial y cierra en 1963.
Los años siguientes serían de crisis económica y emigración de dibujantes locales. No obstante, en esta etapa aparece otro memorable personaje, Mort Cinder, un inmortal que refleja el estado de ánimo de su autor en sus visiones descarnadas y agotadas del mundo.
En el año 68, dando muestras de haber asumido un papel menos contemplativo en los agitados tiempos sociopolíticos que corren, y comprometiéndose con los hechos más recientes, publica junto a Breccia Che, una historieta basada en la vida de Ernesto Che Guevara. Un año después se hace patente su radicalización ideológica cuando la revista Gente suspende en tres entregas una nueva versión de el eternauta (dibujada por Breccia) por disconformidad con los contenidos vertidos y por el carácter casi experimental de la estética de los dibujos.
Se ha discutido bastante acerca de la cadena causal de la militancia de Oesterheld. Están quienes sostienen que su postura militante se debió al “arrastre” ejercido por sus hijas, y quienes dicen que no podía ser de otra manera, habida cuenta de su integridad y de sus propias inquietudes. El caso es que llegado un punto de la historia del país, H. G. Oesterheld comienza a militar en pro de la constitución de un Gobierno Popular, objetivo que parece cercano con la ansiada llegada de Perón en el 73. Agotada esa experiencia, Oesterheld (junto a sus hijas) toma posturas más extremas, se integra definitivamente a Montoneros y pasa a la clandestinidad en el 74. Su producción literaria de la época es de carácter marginal y trata de cumplir objetivos políticos concretos (La guerra de los Antartes y Camote son ejemplos).
En 1976 comienza la dictadura militar en Argentina. Y con ella la ofensiva contra los movimientos políticos revolucionarios. Oesterheld sigue clandestino y, como puede, escribe la segunda parte de el eternauta, a partir de la línea de 1957 pero mostrando una situación coyuntural del país a través de la ciencia ficción.
En una de sus tantas biografías, se dice que al escribir la segunda parte de el eternauta, Oesterheld “… escribe de una manera urgente y peligrosa, si observamos su trama un poco mas allá de lo superficial…” Hay quienes postulan que esta segunda parte del eternauta es un manifiesto militante, una apología del foco guerrillero… Sin ir tan lejos, podríamos afirmarlo: se ve la urgencia con que está escrita, y puede trazarse más de un paralelo con la horrible situación de Argentina en esos años, y también la postura grandiosa del autor frente a eso, la postura de negarse a ser derrotado, de creer en la victoria a pesar de las pérdidas (mientras escribía El eternauta II, iban siendo secuestradas sucesivamente cada una de sus hijas, sus yernos y sus nietos).
Finalmente, el 27 de abril de 1977 un Grupo de Tareas del Ejército lo secuestró en La Plata. Estuvo detenido en Campo de Mayo y en La Tablada (donde fue visto por varios sobrevivientes que lo encontraron abatido y desesperado porque “…los militares le habían mostrado las fotos de sus hijas ejecutadas”). Y aún hoy el maestro de la historieta nacional permanece en condición de detenido desaparecido. Se sospecha que fue asesinado en Mercedes, pero hasta la fecha no ha sido localizado su cuerpo.
En otra de sus biografías, Rodolfo Santullo dice: “Fue militante revolucionario, guionista, escritor… fue, en otras palabras, un gran hombre”. Y por esa razón, junto a la certeza de compartir su mensaje, por considerarlo alguien capaz de vivir a la altura de sus convicciones, ni más ni menos, queremos decirles a todos que nuestra biblioteca popular ha de llevar el nombre “Héctor Germán Oesterheld”. Como un homenaje, sí… pero también como bandera.

para no perderse

Literatura argentina
* Aguafuertes porteñas, de Roberto Arlt
* Al tacto, de Francisco Urondo
* Diccionario del argentino exquisito, de Adolfo Bioy Casares

Novelas
* 1984, de George Orwell
* Gracias por el fuego, de Mario Benedetti
* La guerra y la paz, de León Tolstoy

Poesía
* Antología, de Miguel Hernández
* Azul…, de Rubén Darío
* Los caprichos de Juancito caminador, de Raúl González Tuñón

Cuentos
* Antología del cuento cubano, de Alejo Carpentier y otros
* Cuentos, de Edgar Allan Poe
* Los novios y otros cuentos, de Haroldo Conti

Historia y política
* Botín de guerra, de Julio Nosiglia
* Cien años de Colonia 1870-1970, de Alipio E. Paoletti
* Política y situación. De la potencia al contrapoder, de Miguel Benasayag y Diego Sztulwark

Ciencias Sociales
* Teorías políticas contemporáneas, de Silvio Frondizi
* La utopía de Jesús, de Rubén Dri
* El ojo de la mosca. La cultura menemista. “Política, televisión y (o) posición”, de Horacio González, E. Vernik, Alejandro Grimson, E. Rodríguez y Eduardo Rinesi

Economía
* Acerca de la naturaleza de la deuda externa y la definición de una estrategia política, de Eduardo Basualdo
* La deuda externa explicada a todos (los que tienen que pagarla), de Alfredo Eric Calcagno y Eric Calcagno
* Nociones de Economía Política, de M. Burkún y A. Spagnolo

Escolares
* Cuentos de la selva, de Horacio Quiroga
* El matadero – La cautiva, de Esteban Echeverría
* Relato de un náufrago, de Gabriel García Márquez

Infantiles
* El faro del fin del mundo, de Julio Verne
* La llamada de la selva, de Jack London
* El pequeño mentiroso, de M. R. Guzzo y A. L. De Sandro

Revistas recibidas

* La Señal – Nro. 6 (junio-julio 2001)
Tema de tapa: Emerge el subsuelo de la patria. El modelo ha perdido consenso en la población. Muchos lo rechazan a través del rezongo cotidiano; otros, con autoorganización creciente y búsqueda de salidas colectivas. La injusticia social se ha tornado inaguantable. Escriben: Rubén Dri, Eduardo Gurucharri, Manuel Gaggero, Juan Salinas, Gabriel Fernández, Lisandro Gambarotta, Pablo Antonini, entre otros.

* La Plata A Priori – Nro. 12 (julio 2001)
Notas: Reducción del gasto primario / El negocio del BAPRO / Ricardo Ragendorfer / Historia de los barrios: Los Hor¬nos / APRILP, siempre de pie / Entrevista a Esteban Rodríguez / El teatro del fondo / entre otras.

* La Grieta – Nro. 7 – (invierno 2001)
Tema: Historia y aventura – Separata: Fogwill, “El antes de los monstruito” – Escriben: Emmanuel Kahan, Rodolfo Iuliano, Juan González Moras, Matías Manuele, Esteban Rodríguez, Eduardo Rinesi, Jerónimo Pinedo, Gabriela Pesclevi, entre otros – Ilustraciones: A. Benavídez Bedoya, Fabiana Di Luca, Pheonía Veloz.

BIBLIOTECA OESTERHELD
Boletín informativo Nro. 1 – Septiembre del 2001
Editado por la Biblioteca Popular Héctor Germán Oesterheld
Correo electrónico: bibliotecaoesterheld@hotmail.com

Anuncios

TrackBack URI

Blog de WordPress.com.
Entries y comentarios feeds.

A %d blogueros les gusta esto: